Diferencias entre Cajas Registradoras y TPV

Diferencias entre Cajas Registradoras y TPV

Son muchos los comerciantes que, sobre todo en las tiendas de barrio, todavía mantienen sus viejas cajas registradoras en lugar de instalar Terminales de Punto de Venta o TPVs. Pero, ¿qué diferencias hay entre tener un sistema de TPV o una caja registradora a la hora de gestionar un negocio?

Diferencias principales entre instalar un TPV y mantener una caja registradora

Existen multitud de diferencias entre la caja registradora y el TPV y la mayoría de ellas se convierten en razones por las que modernizar un negocio y utilizar este último. Veamos seis de las más importantes.

1. Inventario automático
El tiempo es oro. Cuando se realiza cualquier tipo de transacción en un TPV, ésta queda registrada, por lo tanto, la contabilidad es mucho más sencilla. Olvídate de necesitar horas para traspasar la información al registro contable, porque se realiza de forma automática.

2. El fallo humano se minimiza
En un sistema de TPV se registran todos los productos que ofrece el negocio, por tanto, con tan solo apretar los botones de la pantalla táctil se realizan las transacciones. En una caja registradora, en cambio, debes marcar el precio de cada una de las compras y luego darlas de baja en el stock. Lo que aumenta el riesgo de cometer un fallo en la contabilidad del negocio.

3. Facilidad para encontrar datos
Si necesitas encontrar un dato en una caja registradora puedes tardar horas o incluso días para dar con la información que estás buscando. En cambio, con un sistema TPV se localiza prácticamente al instante.
En un sistema TPV están recogidos datos como las ventas diarias o información relevante, como por ejemplo cuáles son las estadísticas de ventas de un empleado, entre otras cosas.

4. El ciclo de venta es menor
El cobro de los productos se hace de forma rápida. Esto repercute en la imagen de la empresa, ya que cuando un cliente ha de esperar mucho, normalmente se desespera.
Un ejemplo: en cualquier restaurante de comida rápida se cobra rápidamente, ¿cómo sería cobrar en un restaurante de esas características con una caja registradora? Prácticamente imposible, ya que se registran cientos o miles de transacciones diarias.

5. Tickets personalizados
Normalmente, la información que se puede encontrar en el ticket de una caja registradora, por muy moderna que sea, es limitada si se compara con las posibilidades que ofrece un buen terminal de TPV.

6. El coste del mantenimiento no es elevado
Si una máquina registradora se estropea, hay que llamar a un técnico y esperar a que la repare para poder volver a la normalidad. Además de que no es especialmente económico.

Por otro lado, si se estropea el sistema TPV, tan solo hay que acceder a la nube a través de Internet, recargar los elementos y estará de nuevo disponible sin necesidad de esperar a un técnico que lo repare.

Para concluir:

Si se opta por incluir en un negocio un sistema de TPVs, la experiencia de los usuarios será mejor y se ahorrará tiempo en la gestión del negocio. Es por ello que la desaparición de las cajas registradoras ya ha empezado a producirse.



Hola! Haz click en uno de nuestros agentes y te contestaremos lo antes posible.

Contacta por WhatsApp